Una de las consultas más frecuentes en nuestro estudio, es la relativa al pago de la pensión alimenticia y las situaciones y problemáticas que se generan cuando ésta no se cumple en debida y correcta forma por parte del padre o la madre que no ostenta la tenencia del menor.

En este sentido, es de suma importancia mencionar que la obligación de pago de la pensión alimenticia es a favor del o de los niños.

Ese deber, como dijimos, le corresponde al padre o madre que no ostenta la tenencia del menor, siendo el otro progenitor su administrador.

Ocurre comúnmente que se da incumplimiento en ese pago alimenticio, lo que genera múltiples consultas en nuestra oficina.

Así a vía de ejemplo, la que más escuchamos es la de que hacer en caso de que el pago de la pensión no se cumpla o el pago sea insuficiente?

Y allí, la legislación nacional nos permite recurrir, en forma subsidiaria a otros obligados en el pago de la pensión.

Generalmente, el accionamiento se dirige contra los abuelos de los niños.

Pero en forma relativamente reciente, con la entrada en vigencia del Código de la Niñez y la Adolescencia regulada por la Ley No. 17.823 se abre la opción de reclamar al cónyuge o concubino del deudor alimentario.

Esta posibilidad abre un abanico de soluciones a fin de satisfacer las necesidades básicas de los niños.

Así, ante un padre (o madre, según el caso) incumplidor, carente de ingresos fijos y sin bienes muebles o inmuebles a su nombre, pero que vive cómodamente, gracias al sostén económico de su nuevo cónyuge o de su nuevo concubino, la ley habilita a reclamar alimentos a este cónyuge o concubino.

De esta manera la legislación está amparando a los niños y propendiendo a un mejor y mayor bienestar de estos; que es en definitiva, la finalidad querida y buscada, o sea, tutelar el interés superior del menor.

Dra. Soledad Gayol