El descanso intermedio es una pausa o interrupción que debe realizar el trabajador en su jornada laboral, durante la cual goza de una exención temporaria de la realización de sus tareas corrientes con fines de reposición física.

El Decreto Nº 55/000 que regula este tipo de descanso establece que la jornada de trabajo no podrá prolongarse en forma ininterrumpida por períodos superiores a cinco horas tratándose de actividad industrial y de cuatro horas tratándose del sector comercio.

Según la duración del descanso y la remunerabilidad o no del mismo, las jornadas se clasifican en continuas o discontinuas.

En jornada continua el descanso debe ser de treinta minutos y ese lapso se considera tiempo trabajado y por tanto es remunerado; mientras que en el régimen de jornada discontinua el descanso intermedio no es remunerado y será de dos horas en la industria y de dos horas y media en el comercio, pudiendo ser reducido a una hora, siempre que haya acuerdo entre el empleador y el empleado o empleados cuyo descanso se pretende reducir y el mismo haya sido consignado por escrito.

En el supuesto que el empleado no goce de su descanso intermedio porque lo trabajó tiene derecho a ser retribuido por ese tiempo de descanso no efectivizado.

Renzo Martinez
Abogado